28.7.05

Contra el robo del canon

Menos mal que no todos tragamos con cualquier cosa. Y siempre hay alguien dispuesto a hacer valer lo que cree que es justo. Aunque se moleste por un euro: "Debo condenar y condeno a abonar al demandante un euro con setenta y dos céntimos". Ese es el dinero que una tienda le 'robo' a Reynaldo Cordero para recaudar el canon de la SGAE. Moneda a moneda, (17 céntimos por CD virgen y 70 por DVD), la Sociedad de Autores ha echado a sus arcas 29,8 millones de euros en 2004; con la subida del 30% este año, recaudará unos 35 millones a golpe de canon. ¿Estarán contentos los autores?

Ramoncín seguro que sí. Y todos esos autores que ven a su público como piratas dispuestos a no gastarse un céntimo en música, a robar canciones en Internet y tostar CDs como cosacos. Ya que no quieren pagar, les damos por el canon. Da igual que escuchen más música que nunca o se gasten la paga en conciertos.


Image hosted by Photobucket.com



Pero volvamos a una sentencia que esperemos siente precedente. Al juez de Alcalá de Henares (Madrid) le ha bastado aplicar un poco la lógica para concluir que "los 10 CD ROM en blanco [comprados por Cordero] tienen un campo de posibilidades que no viene necesariamente circunscrito a servir de soporte a obras literarias, artísticas o científicas", por lo que "la remuneración por copia privada no es conforme al artículo 25 de la Ley de Propiedad Intelectual". Es decir, se trata de "un supuesto de cobro indebido".

La SGAE justifica el canon en que el 76,88% de los CDs se utilizan para realizar copias privadas, por lo que hace falta compensar a los autores. Que se fastidie, con j, el otro 25%. Asimelec, en cambio, reduce ese porcentaje al 13,2%, reclama una rebaja del canon en un 75% y ya veremos si a final de año renueva el pacto por el que nos colocaron un impuesto por comprar soportes para grabar datos.

Lo curioso de la sentencia es que deja a las tiendas de música con cara de idiotas. Están obligadas a recaudar el canon para la SGAE y llega un juez y las condena a devolverlo al comprador. Las tiendas de música son el Sheriff de Nottingham y la SGAE el malvado Rey Juan. A ver si Reynaldo Cordero, alias Robin Hood, nos ayuda a recuperar los 80 millones de euros que nos han quitado por comprar CDs para hacer copias de seguridad, guardar programas libres, archivar fotografías y... ¿se me olvida algo?