30.9.05

Bajo el poder de los gurús digitales

La comunicación empresarial ya tiene quien la lidere. Hablamos de los tecnoinfluenciadores, si se nos admite el palabro, que en todo caso no hemos inventado nosotros.

Son personas que usan las tecnologías más punteras para cambiar los hábitos de compra con sus recomendaciones, según las define un estudio de Burson-Marsteller. Y podemos deducir que su poder es inmenso, a tenor de este dato: al 86% de ellos sus familias, amigos y compañeros les piden consejo sobre lo que adquieren.

En EEUU, por ejemplo, 11 millones de influenciadores online controlan a más de 155 millones de consumidores. O lo que es lo mismo, cada uno de estos líderes influye sobre los hábitos de consumo de una media de 14 personas.

Su trabajo consiste en probar productos y, acto seguido, conectarse a la Red para compartir sus impresiones. Chats, webs, cámaras digitales, foros de discusión, teléfonos móviles y blogs son sus instrumentos básicos de trabajo para crear o cambiar opiniones, fijar tendencias y lanzar rumores acerca de marcas, compañías, productos y servicios.

Para el 98% de estos profesionales, la calidad es el factor determinante en sus decisiones de compra de tecnología, seguida muy de cerca por la funcionalidad -97%-. Ocho de cada diez usan las nuevas tecnologías para resolver problemas de negocios, y el 46% pone mensajes en paneles de discusión -hay empresas con trabajadores dedicados exclusivamente a este menester-, mientras que el 41% emplea la mensajería instantánea para transmitir información sobre una compañía. Lo dicho: con ustedes... los reyes del mambo

27.9.05

El miedo (inexplicable) a los enlaces externos

Vía e-periodistas, leo este artículo que me hace meditar y quiero compartirlo con vosotros.

Suponga que usted es un lector interesado en la última novedad de Google; en su recién estrenado buscador de blogs, por ejemplo. E imagine que acude a la sección de Tecnología de su periódico digital preferido, para informarse sobre las características de ese servicio.

Seguro que a usted le interesan mucho detalles como el número de weblogs que rastrea el nuevo buscador, el impacto que el nuevo servicio ha ocasionado en los competidores, o la evolución de la cotización bursátil de Google en las últimas semanas. Pero apuesto a que, por encima de todo, la información que más le interesa es ésta: http://blogsearch.google.com/. Y no me refiero sólo al texto (sólo eso faltaría), hablo sobre todo del enlace activo.


Image hosted by Photobucket.com



Pues bien, aunque parezca mentira, muchos periódicos siguen ocultando precisamente esa información que, en el fondo, no es más que un servicio de máximo interés para sus lectores. No daré ejemplos, pues seguro que usted tiene ya muchos en su memoria.

¿Cómo piensan los editores de esos diarios digitales, renuentes a incluir enlaces activos en sus páginas? Más o menos así: "Si ofrezco un enlace a una página ajena, el lector me abandonará y no volverá a mi redil; así que ni hablar de enlaces externos. El lector es mío y sólo mío".

Ahora bien, ¿cómo piensan (y esto es lo fundamental) los lectores de esos diarios? Tome nota, señor editor: "¡Pero cómo es posible que no me den lo que yo quiero! ¡Un simple enlace! No volveré a leer este medio porque no me facilita lo que yo deseo: informarme y navegar".

Internet reclama nuevas reglas de juego. Se acabó la endogamia mediática. Los lectores se la saltan. Y hacen bien. Si usted es editor de un cibermedio, téngalo en cuenta porque si no está abocado al fracaso.